BIME, Festival de Marionetas de Evora

El 13 Festival Internacional de Marionetas de Évora (BIME) ha comenzado con fuerza con la explosiva acción de los Gigabombos tradicionales de la Asociación Cultural Do Imaginário .

Después tuvo lugar la tranquila presentación de la “Compagnie d´Ailleurs”, con la obra interactiva de gigantones franceses Un home et une femme, donde de un paseo de dos esposos con su carrito musical de valses acaban regando al público o sacándole a bailar, y con los celos que consiguen dar el uno al otro, reafirman su condición de pareja para desvanecerse por donde habían venido, dejando al público con una sonrisa en la boca y con ganas de seguir viendo bonecos.

Continuaron en el Teatro Garcia de Rezende con el impresionante marionetista americano Huber.

El espectáculo Suspended Animation de “The Huber Marionets” es una continua muestra de delicadeza y buen gusto. Ambientado en un circo, el virtuoso Hubber mueve los hilos de la marioneta cruzando genialmente las piernas y brazos en complicados juegos acrobáticos, donde la marioneta parece realizar por sí misma -a modo de autómata ingrávido- los movimientos imposibles del salto del trapecio. Su pierrot experimenta un funambulismo temerario, y su perro logra encontrar su media naranja en un osito de peluche lamentablemente inanimado. Entre luces de viejas glorias, dos cantantes sacadas de un luminoso cabaret seducen a su público y se menean sobre las piernas del marionetista, logrando una conjunción absoluta entre el muñeco y quien en ocasiones parece ser movido por el diminuto dinamismo interno de estos pequeños personajes.

Actuaciones de esa naturaleza, que cuentan con la representación internacional de África, América y Europa, se desarrollarán en el festival BIME entre el 4 y 9 de junio.

A la vez cabe recordar que Évora cuenta con una interesante actividad de figuras animadas como los bonecos do Santo Aleixo y una serie de actividades ininterrumpidas en esta materia.

Incluso puede decirse que el evento bienal fue abriendo puertas al público de manera informal, con la actuación de jam musical de marionetas en la Sociedade Harmonia Eborense del guitarrista To Zé (Antonio Beixiga), virtuoso de la campanita alemtejana, quien iba improvisando ante los hilos del mágico Manuel Diaz (Trulé), conmovedor de las bambalinas del festival BIME. Trulé hace cobrar vida a las marionetas al tocarlas y consigue comunicarse con ellas. Especialmente cuando se sitúa ante las reducidas facciones de una sencilla cabeza inanimada, logra su transfiguración y la despierta con sus movimientos. En ese sentido es un mago de la marioneta. Genera ese sentimiento hasta tal punto que en el mencionado concierto parecía que el propio guitarrista To Zé se había quedado hipnotizado al ritmo de las caderas de su bailarina del viente. Espectáculos de esta calidad logran revivir el ilusionismo mágico de la tradición secular de las marionetas europeas, aunque lamentablemente no siempre puedan contar con el apoyo de entidades culturales estatales, que tal vez confundan el tamaño de estos muñecos con su capacidad de llegar al alma del público y por ello no consiguen entender ni impulsar el hondo alcance de sus hilos.

Anuncios

Comenta, Like?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s