Comedia Ligera. “Uma menina bem guardada”

Por María Zozaya

Con el epígrage de “comedia ligera”  se anuncia una obra de hondo alcance histórico, representada con luces de bambalinas y escenario pintado por la compañía de Serpa Baal 17. 

"Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
Los criados se preparan para salir de fiesta. “Uma menina bem guardada” (E. Labiche) ,  Baal 17. Foto: María Zozaya.

 

 

Se trata del vodevil escrito a mediados del siglo XIX por el autor francés Eugéne Labiche “La fille bien gardée“.

La niña a buen recaudo* es la hija de la condesa de los Andares pijos**, quien se queda en manos de los criados cuando la condesa va a una soirée. Los criados sólo piensan en dejar a la niña sola durmiendo para irse a las fiestas del barrio; fiestas a las cuales, para su sorpresa, la niña también se prepara para ir.

"Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya“Uma menina bem guardada” .  (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya.

En un plano histórico social, al hilo de la comedia aparentemente amable se muestran las relaciones de conflicto simulado entre amo y criado.

Se reflejan sus engaños -que conocen los hijos-, el material sisado (como las pinturas de la toilette), la parte de las botellas que se beben y otras infracciones que tenían lugar cuando no estaban los señores en casa. Asimismo, refleja las propinas y gratificaciones que interpreto en mis estudios sobre criados como formas de generar la dependencia entre amo y criado y de generar vínculos difusos sin normas establecidas (que tal vez por ello los criados iban a traspasar).

"Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
La niña para jugar a comprar sombreros hace al criado personificar a mujer (que era lo último que se podía pedir en el siglo XIX a un hombre conforme a los criterios de la masculinidad). “Uma menina bem guardada” (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
La pieza también muestra los caprichos y el snobisno de la nobleza del siglo XIX.

Los nuevos ricos especialmente intentaban incorporar cualquier novedad a sus salones, por mala que fuese, y buscando el criterio de la distinción social arruinaban su capital cultural. Así sucede en la pieza con la macarena final, uno de los ritmos de la canción de fin de fiesta que habla del obrero y la taberna. A mi juicio, la letra de esa composición estaba reflejando el intento de control de la burguesía intelectual de las actitudes de las clases populares***, que procuraba alejarla de la taberna dentro de las preocupaciones de la cuestión social, muchas de las cuales se canalizaban a través del tiempo de ocio.

La niña se viste para salir, con los criados atónitos deseando ir al baile. "Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
La niña se viste para salir, con los criados atónitos deseando escaparse al baile. “Uma menina bem guardada” (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
La acertada gestualidad de la compañía Baal 17, los silencios llenos de muecas, los dobles sentidos, los giños al público, hacen que este espectáculo al más puro siglo XIX cobre gran relevancia histórica.

En esa línea, sería ideal que revivieran otras piezas inéditas como El gato rojo, escrita  para la Sociedade Harmonia Eborense en el 1902, representada hasta 1910, y dramatizada por quien escribe estas páginas en el 2014. En este caso es otra pieza bien guardada, “O gato vermelho”, obra inédita escrita por Maltéz y Pico en el 1900, custodiada en el Arquivo Distrital de Évora.

"Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
La niña les “convence” para salir, los criados no tienen otra opción y oyen al fondo la música del baile. “Uma menina bem guardada” (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya

 

"Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
Deciden ir al baile, compinchados todos y la niña toda pinturrajeada. “Uma menina bem guardada” (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya

*

Recomendadísima pieza en excelente representación por la compañía portuguesa de Serpa Baal 17, “una menina bem guardada”, cuya recreación histórica es digna de mención, de este texto francés adaptado por Christine Zurbach.

"Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya
Después del baile aparece la niña con el soldado… “Uma menina bem guardada” (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya

 

Asimismo, la excelente interpretación de los actores: Anabela Mira, Filipe Seixas, Hugo Fernandes, Susana Gonçalves e Telma Saião

Escena: Rui Ramos. Escenografía y figurinos: Bruno Guerra

"Uma menina bem guardada" (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María ZozayaAl final de la noche, todos se encuentran…. y hay un final feliz en donde los señores no se enteran bien de lo que ha sucedido. “Uma menina bem guardada” (E. Labiche), representación por Baal 17 (Évora). Foto: María Zozaya

*Notas:

** No he logrado encontrar la información de si existe traducción de la pieza al castellano, por lo que la adaptación de las palabras españolas es propia.

*** Las bases de esta interpretación histórica en: María Zozaya, “Ocio Liberado. El ocio en España durante el siglo XIX”, El descubrimiento del Ocio. Guipúzoa, Museo Zumalacárregui 2008.

“El descubrimiento del ocio”

Anuncios

Un pensamiento en “Comedia Ligera. “Uma menina bem guardada””

  1. Enhorabuena María por el artículo. No tuve la suerte de asistir a la representación de la obra, pero tu texto ha sabido rescatar unos instantes mágicos que han hecho que tenga ganas de profundizar en esta obra. Querría comentar dos cosas: la primera; tu interpretación de las propinas y gratificaciones me parece totalmente acertada. No es algo a lo que se suela prestar atención, pero las propinas implican mucho más que una “recompensa por un buen servicio”. La segunda; mis felicitaciones a la compañía Baal 17. Las fotos muestran una escenografía muy cuidada. Vestuario y decorados merecen un aplauso. La decoración a mano de escenarios es un arte que debemos recuperar y poner en valor. Ahora mismo estoy trabajando en la recuperación de los decorados que el muralista canario Jesús Arencibia diseñó para el Teatro Pérez Galdós, por eso me alegra que destaques esta labor artística. Gracias de nuevo por tu artículo.

Comenta, Like?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s